Venezuela: ¿primera ficha de un dominó?

¿Es Venezuela la primera ficha de un nuevo dominó tipo “primavera árabe”? ¿Lo que vemos no será en buena medida un monumental montaje norteamericano? Desde luego Maduro se lo viene poniendo a huevo desde hace tiempo. Aquí les ofrecemos sólo una de entre varias posibilidades.

Estados Unidos tiene para la Cuenca del Caribe un proyecto que el Pentágono expuso ‎en 2001. Ese plan es tan destructivo y sanguinario que Washington no puede reconocer ‎su existencia, así que tiene que inventar una narrativa aceptable. Eso es lo que estamos ‎viendo en Venezuela. Pero, ¡cuidado!, las apariencias esconden cada vez más la ‎realidad, durante las manifestaciones prosigue la preparación de la guerra. ‎

Creación del conflicto

Durante los últimos meses, Estados Unidos ha logrado convencer a una cuarta parte de los países ‎miembros de la ONU –entre ellos 19 países de las Américas– para que no reconozcan el ‎resultado de la elección presidencial realizada en Venezuela en mayo de 2018. Por consiguiente, ‎esos países tampoco reconocen la legitimidad del segundo mandato del presidente Maduro. ‎

En una entrevista concedida al Sunday Telegraph y publicada el 21 de diciembre de 2018, el ‎ministro británico de Defensa, Gavin Wiliamson, declaraba que Londres está negociando la ‎instalación de una base militar permanente en Guyana para retomar la política imperial británica ‎anterior a la crisis de Suez. Aquel mismo día, un diputado guyanés hacía caer sorpresivamente el ‎gobierno de su país y, de inmediato, se refugiaba en Canadá. ‎

Al día siguiente, la transnacional petrolera estadounidense ExxonMobil afirma que un barco que ‎había alquilado para realizar trabajos de prospección dentro de la zona en litigio entre Guyana y ‎Venezuela había sido expulsado de aquellas aguas por la marina de guerra venezolana. ‎La expedición contaba con una autorización concedida por el gobierno guyanés saliente, que ‎administra de facto la zona en litigio. Inmediatamente, el Departamento de Estado, y después ‎el Grupo de Lima, denuncian el incidente como un peligro que Venezuela hace correr a la ‎seguridad regional. ‎

Pero el 9 de enero, el presidente Maduro revela grabaciones de audio y video que demuestran que ‎ExxonMobil y el Departamento de Estado mintieron deliberadamente para crear una situación de ‎conflicto y empujar los países latinoamericanos a entrar en guerra entre sí. Los países miembros ‎del Grupo de Lima reconocen entonces la manipulación, con excepción de Paraguay y Canadá. ‎

El 5 de enero, la Asamblea Nacional de Venezuela elige su nuevo presidente, Juan Guaidó, y ‎se niega a reconocer la legalidad del segundo mandato del presidente de la República, Nicolás ‎Maduro. Según la Asamblea Nacional, la situación es similar al caso previsto en el artículo 233 de ‎la Constitución. Según ese artículo, cuando un presidente de la República se ve impedido de ‎ejercer sus funciones –por enfermedad–, el presidente de la Asamblea Nacional lo reemplaza ‎automáticamente. Como puede verse, esto no tiene nada que ver con la situación actual. ‎

El 23 de enero, los opositores a la Revolución Bolivariana y sus partidarios realizan ‎simultáneamente una serie de marchas en Caracas. Juan Guaidó se autoproclama entonces ‎presidente interino del ejecutivo. Estados Unidos, Canadá, Reino Unido e Israel lo reconocen ‎de inmediato como nuevo presidente de Venezuela. España que ya participó antes en varias ‎intentonas golpista contra Hugo Chávez, empuja la Unión Europea a sumarse a la nueva ‎maniobra.‎

La lógica de los acontecimientos conduce Venezuela a romper las relaciones diplomáticas con ‎Estados Unidos y a cerrar su embajada en Washington. Afirmando que el presidente Nicolás ‎no tiene derecho a romper relaciones con Estados Unidos, Washington mantiene su embajada ‎en Caracas y sigue aportando leña al fuego. ‎

La aplicación de un esquema ya utilizado‎

Contrariamente a lo que creen los venezolanos, el objetivo de Estados Unidos no es derrocar al ‎presidente Maduro sino aplicar en la Cuenca del Caribe la doctrina Rumsfeld-Cebrowski de ‎destrucción de las estructuras estatales en los países de la región. Eso exige, ciertamente, la ‎eliminación de Nicolás Maduro, pero también la de Juan Guaidó. ‎

Este esquema ya fue utilizado antes para convertir los incidentes internos que tenían lugar en Siria ‎en 2011 en una agresión externa perpetrada por todo un ejército de mercenarios, en 2014. En ‎el caso de Venezuela, la Organización de Estados Americanos (OEA) –cuyo secretario general ‎ya reconoció a Juan Guaidó como presidente– asume el papel que hizo la Liga Árabe‎ en el ‎caso de Siria. El papel de los Amigos de Siria lo asume el Grupo de Lima, que ‎se encarga de coordinar las posiciones diplomáticas de los aliados de Washington. Y Juan ‎Guaidó hace el papel del jefe de la oposición siria Burhan Ghalioun. ‎

En el caso de Siria, Burham Galioun, quien desde hace mucho tiempo colaboraba con la NED ‎estadounidense, fue reemplazado por otro personajillo, que a su vez fue reemplazado por otro, ‎luego por otro y por otro más, tantas veces que ya nadie recuerda su nombre. Juan Guaidó será ‎rápidamente desechado de la misma manera. ‎

Pero el esquema sirio funcionó sólo en parte, en primer lugar porque Rusia y China se opusieron ‎reiteradamente en el Consejo de Seguridad de la ONU. En segundo lugar, porque el pueblo sirio ‎apoyó a la República Árabe Siria y dio pruebas de excepcional resistencia. Y, finalmente, porque ‎Rusia logró respaldar y equipar al Ejército Árabe Sirio ante los mercenarios extranjeros y la OTAN. ‎Sabiendo que el Pentágono ya no podrá seguir utilizando a los yihadistas para debilitar el ‎Estado sirio, Washington va a poner ahora el caso sirio en manos del Departamento del Tesoro, ‎que hará todo lo posible por impedir la reconstrucción del país y del Estado. ‎

En los próximos meses, el autoproclamado presidente interino Guaidó tratará de crear una ‎administración paralela
para apoderarse del dinero del petróleo en varios litigios; para “resolver” el diferendo territorial con Guyana; para negociar la cuestión de los refugiados; para cooperar con Washington y hacer encarcelar en Estados Unidos a los dirigentes ‎venezolanos con diversos pretextos.‎

Si tenemos en cuenta la experiencia adquirida durante los 8 últimos años en el Gran Medio ‎Oriente, no debemos comparar lo que sucede en Venezuela con lo sucedido en Chile en 1973. ‎El mundo postsoviético ya no es el de la guerra fría. ‎

En aquella época, Estados Unidos trataba de controlar todas las Américas y cerrar el paso a ‎toda forma de influencia soviética. Quería explotar las riquezas naturales de aquella parte del ‎mundo con el menor control posible de los gobiernos nacionales y con el menor costo posible. ‎

Pero hoy, por el contrario, Estados Unidos se obstina en ver el mundo como unipolar. Ya ‎no tiene amigos ni enemigos. Según la visión estadounidense una población está integrada a la ‎economía globalizada o vive en territorios que contienen recursos naturales, recursos que ‎Estados Unidos no explotará necesariamente pero que siempre quiere controlar. Y como esos ‎recursos no pueden estar simultáneamente bajo el control de los Estados-naciones donde ‎se encuentran y del Pentágono, Washington aspira a impedir el funcionamiento de las estructuras ‎estatales de esos países. ‎

Cegar a los actores

Este mapa proviene de un Powerpoint que Thomas P. M. Bennet, asistente del almirante ‎estadounidense Arthur Cebrowski, presentó en una conferencia realizada en el Pentágono, ‎en 2003. La parte rosada abarca todos los países cuyas estructuras estatales deben ser ‎destruidas. Después de haber destruido el “Gran Medio Oriente”, los estrategas ‎estadounidenses se preparan para destruir la “Cuenca del Caribe”. ‎

Es posible que Juan Guaidó crea realmente que puede resolver la crisis y servir a su país ‎autoproclamándose presidente interino. En realidad es lo contrario. Su autoproclamación creará ‎una situación que será asimilada a una guerra civil. Guiadó, o sus sucesores, pedirán ayuda a ‎Brasil, Guyana y Colombia, que desplegarán fuerzas “de paz” con apoyo de Israel, Reino Unido ‎y Estados Unidos. La violencia continuará hasta que ciudades enteras estén en ruinas. ‎

No importa que el gobierno de Venezuela sea bolivariano o liberal, que sus relaciones con ‎Estados Unidos sean buenas o no. El objetivo no es lograr un “cambio de régimen” sino debilitar ‎el Estado lo más posible. Ese proceso comienza en Venezuela pero se extenderá de inmediato ‎a otros países de la región, como Nicaragua, hasta que no quede verdadero poder político en el ‎conjunto de esa región. ‎

Esta situación es muy clara para numerosos árabes, cuyos países ya cayeron en esa trampa. ‎Pero, por el momento, los latinoamericanos no parecen verla con claridad. ‎

Por supuesto, también es posible que los venezolanos tomen conciencia de la manipulación, dejen ‎de lado sus divisiones y salven el país. ‎

Compartir

2 thoughts on “Venezuela: ¿primera ficha de un dominó?”

  1. Vamos a ver… en Venezuela es muy difícil poder comer dignamente. Los dentistas no tienen medios para hacer su trabajo, no hay pañales en los supermercados, la gente vive muy muy mal; no lo digo yo, hay ya más de 5 millones de refugiados que han escapado por sus fronteras a países del entorno, e incluso en Ecuador (que no es fronterizo) tienen un problema grave con la masiva inmigración venezolana. La industria del petróleo está por los suelos, produciendo menos de un millón de barriles diarios (cuando las reservas de Venezuela son las mayores del mundo y su industria petrolera era la joya de la corona). Llevan implementando el “modelo cubano” 20 años!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, y durante estos 20 años los Estados Unidos han sido cómplices y no han hecho absolutamente nada. Ahora con Trump (después del horror de Obama) parece que les empieza a interesar hacer algo por miedo a China y Rusia, pero hasta ahora sólo han mirado por sus intereses (lo cual es lo habitual en política exterior), e incluso sido cómplices durante Obama y Hillary.

    En brutal contraste con Venezuela, antes de las primaveras árabes TÚNEZ era el país con más clase media y mayor renta per cápita de toda la región. Tenía un gobierno conservador que cuidó el turismo y la clase media, y el país iba por muy buen camino económico y social, además de tener controlado el Yihadismo… hoy en día todo está destruido. Por su parte, en LIBIA Gadafi no lo estaba haciendo nada mal en cuanto al desarrollo económico y social del país, había clase media y unos desarrollos en aguas freáticas para el regadío y en educación muy avanzados, además de controlar el yihadismo… hoy Libia está destruida. En el caso de Siria el régimen de al-Ásad estaba desarrollando muy aceleradamente el país, las mujeres tenían plenos derechos, los cristianos sirios estaban protegidos y bien tratados socialmente, y el país progresaba aceptablemente bien… hoy Siria está literalmente en ruinas.

    Por favor, no caigamos en una conspiranoia falsa antiestadounidense, conozo al Thierry Meissan y no es para nada imparcial… sirve a unos intereses muy concretos que tampoco son los nuestros. Lo mejor que le puede pasar a Venezuela es que el Narco-bolivarianismo de origen soviético cubano desaparezca cuanto antes, y que el nuevo sistema de poder, apoyado inevitablemente en el gigante Estadounidense, pueda ser lo más independiente y lo más patriótico posible, que la nueva constitución sea ante todo democrática (con sistema mayoritario, como en USA, Francia y GB, y no con listas cerradas como en los paises PIGS de Europa) y que puedan comenzar una nueva vida como país, lo más católica posible lejos de las ideas progresistas masónicas, que ese sí que es un peligro. Venezuela, pide a Dios que puedas ser tú misma, y volver tu rostro a Dios en Su Iglesia católica, la única verdadera.

    1. Estimado seguidor: su comentario resulta interesantísimo. Sabemos de que pie cojea el articulista, lo que tampoco oculta mucho. Desde luego, como le pasa a usted, no coincidimos con él en todo lo que expone, como ocurre con otros articulistas que nos envían sus trabajos, pero no por ello queremos que nuestros lectores dejen de conocer lo que sobre este caso, como sobre otros asuntos, se piensa y dice. Deseamos para Venzuela que vualva a encontrar la estabilidad, pero que tampoco vuelva a caer en la corrupciónd e Carlos Andrés Pérez; desde luego mala, pero mejor que la de Maduro. Es una pena que nación tan potencialmente poderosa y con recursos no encuentre su camino. También rezamos por ella. Por último, nos alegra su comentario, en realidad todo un artículo, por el conocimiento que demuestra del asunto, los datos que sintetiza y lo que propone, así, también su visión del conflicto enriquece nuestra web y a los que la leen, que también lo hacen, no lo duce, con los comentarios. Mil gracias de verdad. Saludos cordiales

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*